Entrevista a Bojan Krkic realizada por Esther Blasco del diario Sport

NO SE PIERDA NUESTRAS GALERIAS DE FOTOS

ESTE FIN DE SEMANA CONSIGUE CON SPORT EL PIJAMA DEL BARÇA… El 2008 ha sido como una montaña rusa para Bojan Krkic. De consagrarse como niño prodigio y salvador del Barça durante los últimos meses de Frank Rijkaard, hasta prácticamente verse relegado al banquillo en la etapa de Pep Guardiola, quien bajo el precepto de proteger a una de las joyas de la cantera le está dotando de menos de los minutos que el joven de Linyola hubiera deseado e incluso pensado a principio de esta temporada. El cambio ha sido radical y ha dado mucho que hablar en los últimos meses. Sin embargo, parece que a Bojan es a quien menos le preocupa la situación en estos momentos. Tiene calidad, tiene confianza y se siente uno más del equipo. Sabe que su momento llegará tarde o temprano. Al fin y al cabo, tiene 18 años y su carrera de fondo acaba de empezar.

Durante los últimos meses, las comparaciones con la temporada pasada han sido inevitables…

En lo único que pienso yo es que esta temporada es nueva. Lo de antes, para bien o para mal, ya es pasado. Todavía queda mucho campeonato por delante y eso representa tener aún muchos momentos y oportunidades para aprovechar.

Desde su debut en el primer equipo se ha convertido en un personaje que siempre está en el ojo del huracán, ¿cómo se toma una persona de su edad que la gente le juzgue sin conocerle?

Tengo claro que eso forma parte de mi trabajo. Lo que no puedo hacer es dejarme influir por la opinión de la gente. Todo el mundo está en su derecho de opinar, eso lo respeto, pero no quiere decir que lo comparta. Lo importante es estar seguro de quién eres y de lo que quieres. No voy a negar que al principio cuesta entenderlo, pero llega un momento que no tienes más remedio que acostumbrarte.

Para bien o para mal, se ha convertido en uno de los jugadores más populares de la plantilla…

Eso cuesta un poco, pero en cuanto te adaptas no tiene ningún problema. Además yo siempre he contado con el apoyo del público y es lo más importante.

¿Qué papel cree que juega el famoso entorno en el éxito o fracaso de un jugador en el Barça?

Tienen un papel muy importante, porque la opinión pública siempre es determinante. No creo que sean enemigos, pero hay que tener en cuenta que el fútbol no es destacar sólo cuando juegas mal.

¿Y como se ve usted después de las cosas que han sucedido este año?

Aunque tenga 18 años creo que tengo las cosas claras y, poco a poco, voy creciendo como futbolista y como persona. Creo que en los últimos meses he madurado mucho. El año pasado me ayudó a crecer, pero todavía me faltaba por aprender muchas cosas de dentro del vestuario.

La posición de delantero centro es la que reúne más elogios, pero también la más competida, puesto que en el Barça esa figura la ha ocupado tradicionalmente un crack extranjero, ¿siente que lucha contra el resto del mundo para hacerse con el puesto?

Yo lucho sólo conmigo mismo, para conseguir crecer como jugador y obtener todo lo necesario para poder jugar aquí. En la plantilla tengo varios casos, como Puyol, Iniesta o Messi, todos ellos han pasado por las categorías inferiores del club y ahora están triunfando como titulares fijos en el primer equipo.

¿Cuál cree que es su tope en el mundo del fútbol?

Eso es difícil de decir, porque en el fútbol nunca se sabe. Lo importante es estar preparado para todo lo que tenga que llegar.

Uno de sus mejores amigos, Gerard Piqué, se marchó al extranjero para desfogarse, ¿no le pica la curiosidad?

No, por ahora tengo claro que quiero crecer aquí.

Ahora que se acaba el año y es momento de hacer balance, ¿se ha arrepentido de no haber ido a la Eurocopa?

No, en absoluto. En aquel momento tenía muy clara la situación en la que estaba, necesitaba descansar.

Sus compañeros no dejan de recordar que su imagen suscita instinto de protección, ¿está de acuerdo con esa etiqueta?

No creo que lo digan porque me ven indefenso, supongo que por el hecho de ser el niño del equipo, quizás doy la imagen de que necesito protección. Pero hay muchos momentos que entre ellos también tienen estos gestos. De todos modos es la imagen que se ve desde fuera, dentro del vestuario somos iguales.

Pep Guardiola también ha insistido mucho en que quiere proteger a Bojan, pero su manera es no dándole demasiados minutos…

Él en su momento también fue un jugador joven y tiene experiencia, supongo que me la quiere inculcar.

En el partido contra el Valencia, Samuel Eto’o se fue directo hacia el banquillo para celebrar su gol con usted. Keita también corrió hacia los suplentes ante el Villarreal, ¿el equipo tiene alguna consigna?

No, fue casualidad, el día del Valencia yo fui el que salí primero del banquillo y él estaba viniendo hacia allí y nos abrazamos. Como la portería queda lejos del banquillo no lo solemos celebrar así.

Tiene 18 años, un buen contrato, el futuro asegurado… ¿Cuál es su principal preocupación en estos momentos?

Preocupaciones a nivel deportivo ninguna. Las cosas le van bien al equipo y lo único que debo hacer es seguir creciendo, como futbolista y persona. Todavía me queda mucho por aprender, es normal, tengo 18 años. Aunque por pedir, me gustaría hacerme un sitio en el Camp Nou algún día.

¿En qué se parece Bojan Krkic a un chico de 18 años normal y corriente?

Cuando no estoy jugando o entrenando tengo una vida normal. Intento desconectar del mundo del fútbol y relajarme con los amigos. Voy a clase, no puedo estudiar mucho pero procuro no perder el ritmo porque me gustaría estudiar INEF en Montjuïc. Por lo demás, salgo con los amigos, vamos a tomar algo, al cine… De todos modos no suelo tener tardes libres, porque o tengo clase o entrenamientos o partidos.

¿Le da pereza hacer las cosas normales sabiendo que todo el mundo le reconocerá?

Te tienes que acostumbrar a esta vida, ojalá hubiera cosas que se pudieran borrar, pero es así y lo tienes que aceptar. Si tengo la suerte de que me vaya bien en el mundo del fútbol, será siempre así y como antes me acostumbre a este nivel de vida mejor.

¿Tiene algún truco para pasar inadvertido?

Al principio me ponía una gorra, pero después te das cuenta de que te acaban conociendo de todas formas y por eso prefiero ir normal. Hasta ahora me han respetado, sólo recuerdo en una ocasión que me encontré un grupo de chavales que iban un poco pasados de vueltas, me hicieron sentir un poco incómodo. Creo que en nuestro caso hay gente que se vuelve loca cuando ve su ídolo porque quizás es la única vez que lo verá. Pero la mayoría de nosotros nos sentimos personas normales y corrientes, por eso nos hace sentir un poco incómodo.

¿Se ha vuelto más desconfiado desde que convive con la fama?

La verdad es que me doy cuenta de que quizás había gente que nunca me había saludado y que desde que juego en el Barça se acercan haciendo un papel totalmente distinto. Pero siempre he tenido claro que las personas que realmente me quieren y a las que yo también son muy pocas, la gente que voy conociendo mantengo un respeto. Mis padres son grandes responsables de esto.

En todo este tiempo, ¿algún consejo para sobrevivir en el Barça?

Sí, hay que tener mucha paciencia porque es un mundo muy difícil y dejar que todo te resbale.

One Comment

Add a Comment

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

 

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada