El lider demuestra porque es lider, y tambien gracias a quien…

Que el Barça no es aquel equipo que pasaba por encima de sus rivales allá por el mes de noviembre o diciembre es algo real, y para nada es una crítica. Los ciclos lógicos de una temporada están midiendo la capacidad de sufrimiento de un grupo llamado a hacer grandes cosas. Guardiola avisa semana tras semana, ésta quizás con más contundencia, pero el equipo intenta luchar contra el destino que predice el entrenador, a día de hoy con más entrega y garra que con brillantez. Sin embargo, este Barça tiene ángel y camina con paso firme, para desesperación de sus perseguidores.

Guardiola ha dado descanso de entrada a Messi, algo lógico dentro de las rotaciones que aplica el técnico. La chispa del argentino siempre se echa en falta, pero su sustituto Iniesta, junto a Eto’o y Henry arriba, daban suficientes garantías. El Racing, con una racha de siete partidos sin perder, se presentaba con ganas de batir a un líder prácticamente inexpugnable con Zigic como su principal arma. Lo han tenido cerca, pero han sucumbido en el tramo decisivo.

Dominio sin pegada

Los diez primeros minutos del duelo han sido un monólogo azulgrana. El Racing esperaba atrás a que llegara su momento y los culés tenían el balón bajo su dominio sin la capacidad necesaria para romper la línea defensiva cántabra. Henry por la izquierda, más participativo que lucido en el último pase, junto al omnipresente Busquets, grande en la presión y siempre inteligente con el cuero en los pies, y al incansable Alves, el encargado de romper a los rivales entrando desde su posición inicial en el lateral, han intentado marcar la diferencia, pero no lo han logrado. La respuesta del Racing ha sido contundente: tiro al palo de Pereira. Es el mal de ir siempre al ataque sin complejos. Al equipo le cuesta un poco replegar líneas y el menudo delantero racinguista ha estado cerca de abrir la lata. Ni Márquez ni Piqué han salido a su encuentro y casi sin ángulo ha disparado raso, Valdés ha rechazado con apuros y el balón se ha estrellado en la madera.

Falta el cambio de ritmo

Tras el susto, los pupilos de Guardiola han intentado volver a coger el mando del encuentro. Lo han conseguido pero sin la chispa que rompiera la igualada. Alves y Márquez lo han intentado en sendas faltas y Henry lo ha probado por la banda sin conseguir su propósito. Las tarjetas y las trifulcas han ganado el pulso al fútbol. Un choque entre Touré y Oriol y las continuas peleas entre Busquets y Zigic dentro del área han encendido al Sardinero. Con Zigic muy controlado, muchos ya lo avisaban, sus compañeros han multiplicado sus opciones de hacer daño a la defensa culé. Pereira, una vez más, ha engatillado un disparo que ha obligado a Valdés a emplearse a fondo. Se acababa la primera parte y el Barça concluía los primeros 45 minutos sin haber probado a un inédito Toño. Muy mala señal.

El Racing marca; el Barça responde

El decorado del segundo tiempo no hacía presagiar un gran cambio en las constantes vitales de un duelo gris. Un gol lo podía modificar todo. Y el tanto ha llegado. Nueva internada de Pereira que ha sido derribado por Márquez dentro del área de castigo. Penalti claro y transformación de Zigic (1-0, 55′). El líder contra las cuerdas. La solución era Messi, y el argentino no ha tardado en saltar sobre el terreno de juego y sacar al equipo del atolladero en el que se había metido. Al ’10’ azulgrana le han bastado siete minutos para restablecer la igualada. Centro de Henry desde la izquierda, remate de cabeza de Xavi al larguero y Messi recoge el balón y sólo tiene que empujar el empate (1-1, 64′).

Remontada de campeón

Con el empate, el equipo se ha lanzado a por el segundo. El Racing estaba asustado y los culés lanzados. Henry, con un chut que ha pegado en la defensa local, ha avisado; Messi ha sentenciado. Mal despeje de la defensa cántabra, control con el pecho del crack y trallazo con la derecha fuera del alcance de Toño (1-2, 80′). Locura azulgrana y Messi que pasa a la historia del club con el gol 5.000 en el campeonato de la regularidad. El árbitro ha sustituido a Messi como protagonista del duelo. Fernández Borbalán ha expulsado primero a Márquez, con una segunda amarilla muy rigurosa, y Piqué ha seguido los pasos del mexicano poco después. Con nueve pero con poco tiempo por delante, el equipo ha apretado los dientes para lograr un triunfo que debe desmoralizar a los rivales. La Liga es cada vez más azulgrana.

Add a Comment

L'adreça electrònica no es publicarà.

 

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.