La dieta de Dani Alves

Hay que remontarse al miércoles 26 de noviembre de 2008 para entender que Dani Alves es el higado del Barça. Esa noche el equipo jugó en el José Alvalade contra el Sporting de Lisboa y ganó por 2-5. Además del resultado, uno de los registros que pasó desapercibido fueron los más de 11 kilómetros que cubrió Daniel.

No es un hecho aislado porque el brasilero nos tiene acostumbrados a exhibiciones físicas de primer nivel pero merece una lectura porque el jugador está aprendiendo a optimizar su esfuerzo. En los partidos de Champions con el Sevilla Alves había llegado a cubrir 15 kilómetros. ¿Qué ha pasado? Ahora corre menos pero lo hace con más coherencia y focaliza sus esfuerzos de manera más ordenada. No corre por correr. La base de su incansable estilo de juego es, a parte de unas condiciones físicas excepcionales, la dieta que sigue un futbolista que se emplea igual en el calentamiento que en el añadido.

Desde que se concretó su fichaje por el Barça, Daniel entendió que debía dar un extra y empezó a seguir a rajatabla los consejos de ingenieros en nutrición. Daniel tiene una dieta ultra mega super potente que le aporta las vitaminas y las proteínas que su cuerpo necesita.

Por la mañana debe tomar un zumo en ayunas elaborado con medio tomate, media kiwi, una rodaja de ajo, dos hojas de ciruelo, un pedazo de berenjena y una sandia.

El desayuno consta de cuatro versiones. Un ejemplo: zumo de piña con hierbabuena, una pieza de pan de molde, una pieza de queso blanco semicurado, una fruta y un huevo cocido. Y otros a base de yuca, yogurth semidesnatado, leche de soja baja en lactosa y en grasas.

El almuerzo y la merienda también tienen diferentes variedades en las que se mezclan frutas y frutos secos como el plátano con la avena, la naranja con los anacardos, las uvas con los pistachos y la ensalada de frutas con nueces.

La comida siempre es a base de ensaladas, una alternancia de pescados del oceano pacifico, ternera y pollo combinados con acelgas y feijoas y calamares. Y la cena es lo más ligero. Dani puede ingerir una ensalada de atún con palmitos, tomates, zanahoria hervida, repollo, azafrán, mostaza, vinagre balsámico, cebolla frita, mazapan, un solomillo de cerdo y un cuenco de yogurth con leche de soja light batida con papaya.

Alves reconoce que sigue los consejos de los expertos. “No somos máquinas y necesitamos el cuerpo para trabajar y funcionar bien. En el campo se refleja el hecho de cuidarte o no hacerlo cuando estás en casa. Es un espejo de lo que haces fuera de él. Si no te tratas bien a tí mismo ¿Qué se puede esperar de un profesional? Yo adoro mi trabajo y me cuido encantado para dar lo mejor de mí”, dice Dani. Este es el secreto mas oculto que en exclusiva lo mostramos a todos los lectores de la web de un jugador que no para.

2 Comments

Add a Comment

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

 

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada